Qué es lo que he dejado atrás?

Acabo de tomar la decisión más importante de toda mi vida y todavía no me puedo hacer a la idea de lo que esto supone. Aquí estoy compartiendo los primeros rayos de luz que veo en toda mi vida con un trozo de papel; al principio me ha abrasado los ojos, he llegado a pensar que todo lo que me contaron sobre el exterior era mentira, tan solo veía un blanco intenso, el fin de todo lo existente. Al poco rato pude contemplar que no era así, aunque no mejoraba mucho las cosas. De aquellas verdes praderas que se visualizaban en los proyectores del refugio tan solo queda ahora una piedra árida conocida como Yermo Capital. La verdad es que no me arrepiento de haber salido de ese agujero pero esta claro que no me espera una vida fácil.

He pensado en llevar un registro de todo lo que vivo y sobre todo de lo que ya he vivido pues temo que la radiación afecte a mi cabeza y me borre los recuerdos. La verdad es que mi vida no ha tenido intrepidantes cambios ya que todos los días eran iguales, aun así se que voy a echar de menos a más de una persona.

Haciendo memoria tan solo soy capaz de acordarme de mi padre, tal vez porque no puedo dejar de pensar en el. La persona por la que me he decidido a abandonar mi anterior vida. El siempre estaba ahí haciendo de padre, madre y médico del refugio. En cuanto a los demás compañeros y compañeras, la verdad es que no me dan ninguna pena, a excepción de unos pocos. También me acuerdo del día que recibí mi pip-boy, ese aparato al menos no me ha abandonado. En el fondo solo me lo regalaron para que trabajase pero la verdad es que me está siendo de mucha utilidad. Fue durante mi décimo cumpleaños, fue toda una decepción pero al menos estaba Amata la única persona por la que volvería a ese agujero. Mi padre tuvo la genial idea de  invitar a los otros niños, que ya más creciditos se convertirían en las serpientes del túnel. Hannon, Wally Mack y Butch esos niñatos me hicieron la vida imposible ahí abajo pero eso ya se acabo, ahora soy yo el que está arriba y ellos abajo.

También recuerdo perfectamente mi ultimo día en el refugio. Me despertó Amata, yo pensaba que quería otra cosa pero se la veía muy preocupada así que mi expresión cambio rápidamente. Por lo visto a la madrugada mataron al compañero de mi padre, resulta que mi padre se había fugado! Yo no cabía en mi asombro, nadie había salido del refugio desde que se selló. Al parecer el supervisor había mandado que me capturasen por si sabía algo, pero eso es lo peor de todo yo no tenía ni idea, mi padre se había marchado para siempre sin decirme nada. Supongo que tendrá sus razones pero no pienso parar de buscarle hasta que tenga claro que es lo que pasa. Amata me dio una pistola para protegerme la sola idea de que tuviera que utilizarla me hacía replantear que es lo que sería de mi de ahí en adelante. A pesar de todo yo ya sabía que no era el niño inocente de antes y que más me valía hacerme a la idea de la ley marcial cuanto antes.

Antes de partir recogí mis posesiones mas valiosas, la pistola de balines que me dio mi padre,  ropa y comida, y el libro de Grognak el bárbaro que me regalo Amata en mi cumpleaños. Nada más salir vi como unas mutarachas devoraban al agente Kendall, supongo que le habían encargado detenerme. Le quite sus posesiones y seguí adelante. Más adelante me encontré con Butch uno de los matones del refugio, para mi sorpresa no quería zurrarme sino suplicarme ayuda por lo visto su madre estaba atrapada rodeada de mutarachas. Por supuesto accedí a ayudarla, pero supe que era mi oportunidad para vengarme, de todos modos tenía que acostubrarme a una moral gris; así que nada más salvar a su madre empleé el bate y le endose un buen home run en su cara. No es algo de lo que me sienta especialmente orgulloso pero juré que se llevaría su merecido.

Lo demás pasó muy rápido, me encontré con otros dos compañeros que estaban intentando fugarse, la verdad es que estaban desesperados y tenían miedo, estaba claro que no tenían ninguna posibilidad. No me sorprendí cuando los mataron iban desarmados y sin tomar precauciones, aun así decidí que merecían ser vengados y vacié el cargador entero en esos policías cobardes. Esos fueron los primeros que mate (creo que Butch todavía vive), pero desde luego no son ni seran los últimos ya me he hecho a la idea. También tumbe a los demás serpientes del túnel; Wally Mack era el guarda personal del supervisor! Al menos tuve la oportunidad de enfrentarme al supervisor cara a cara, después de mantener un diálogo severo con el conseguí que me dejara marchar. Lo más duro fue despedirme de Amata yo traté de convencerla pero en el fondo sabía que le tocaba a ella cuidar de los supervivientes, con un poco de suerte ella asumiría el control.

La pregunta es ¿Que será de mi ahora? Todo ser humano necesita un objetivo, yo me he propuesto encontrar a mi padre. Enredando en el ordenador del supervisor he descubierto que afuera no están tan mal las cosas como nos las pintaban en el refugio, incluso hay una ciudad llamada Megaton, creo que es ahí a donde me dirigiré primero, ardo en deseos de saber que es lo que ha pasado con el resto de la civilización.

Presentación

Este blog pretende dar una vuelta de tuerka al mundo de los gameplays, tan sobreexplotado a estas alturas. Mi intención es transmitir como se vive el universo de fallout. Por eso mismo pienso hacer un gameplay escrito por irónico que parezca. Sera algo parecido a una novela o un diario, en la que maquiavelo tendrá que enfrentarse al posapocalipsis de Yermo Capital. Espero que disfruteis y os animeis a seguir esta aventura.